Aberracion Caligráfica Nº 2: Ojos , miopia y abandonos.


Tu iris me ha nublado la vista. De repente, sombras negras y blancas, porque existen sombras blancas, intentan hacerse dueñas de lo único que creo que me pertenece, tu iris. Ese trocito de color que en ocasiones te convierte en un monstruo y otras, en un ser humano enternecedor. Ese trocito de ojo miel que hace que más ayá de lo que es un trozo de carne, se convierta en una triste poesía cantada por la voz de las ánimas que conocen tu destino. Miles de veces intenté escapar y sucumbir el poder que tu iris ejercía sobre mi iris, para que mis ojos, simplemente dejaran de mirarte. No he conseguido combatir tales fuerzas de superioridad que te convierten en monstruo y no en persona, como cuando éstos se empañan y hacen que se me ablande el corazón e intentes sentirte más fuerte por los poderes de convicción de tu sentido de la vista y no de la cordura. Puedes decirme miles de veces que sólo te quiero por el color de tu iris, quizás, sea cierto, quizás la miel de tus ojos me atrajera tanto como las moscas son atraídas a un dulce pastel que encierra su dulce muerte. Lo que nunca podré olvidar, será el color de tu iris, no de tu iris, tu color, el único color humano que posee todo tu cuerpo, el único que te diferencia de cualquier ave de presa. Pero el secreto que nunca podrás esconder es que mis ojos me han sido arrancados por intentar acercarse a los tuyos.